Reunión: ¿Mapuche terrorista?
el contra-relato del enemigo interno

Acción: Junio de 2019, Puel Mapu, Argentina.
Libro: Descargar
// Obra en proceso //
Con Lafken Winkul Mapu, Soraya Maicoño , Pilar Calveiro, Claudia Briones y Eli Sánchez Alcorta.



I
Lof Lafken Winkul Mapu es una comunidad mapuche que está recuperando su territorio ancestral en el sur de Argentina. Hace pocos años, sus integrantes vivían dispersos en barrios marginales de las ciudades aledañas, hasta que un día dijeron: “No somos pobres, somos mapuche”. Hoy viven en comunidad, en la tierra donde vivían sus ancestros.
En esa tierra, el 25 de noviembre de 2017, las fuerzas represivas del estado asesinaron a Rafael Nahuel.
En esa tierra, se levanta una machi, la autoridad más importante del pueblo Mapuche en territorio argentino, una autoridad que no aparece desde la “campaña del desierto”, hace más de 100 años, cuando el estado decide exterminar a los indígenas del sur.
El indígena es el Otro que marca el estado argentino, desde sus inicios, para construir una identidad nacional blanca. Es el otro que marca el estado argentino para materializar su ilusión europeizante. Es el otro que hasta el día de hoy pone en crisis el mito nacional.


II
Desde de la caída de las torres gemelas, la guerra contra el terrorismo es la renovada legitimación que elije el poder global para intervenir militarmente toda la superficie del planeta. Para esto, se construye una definición de terrorista tan ambigua, que hace posible marcar como enemigo a cualquier ser humano o grupo que interpele al sistema social, económico y político hegemónico, desde los más violentos hasta los más pacíficos. 
En el sueño neoliberal de un sistema sin oposición, disuelto el enemigo comunista, cualquier Otro es propenso a ser marcado como terrorista. Todas las otredades son englobadas por la figura del terrorista. Así, el terrorista se convierte en el otro de nuestra época.


III
En 2011 Argentina aprueba la Ley Antiterrorista. Es un requisito para entrar al G20, un intento más para posicionarse como parte del club de los países centrales. Desde entonces, el estado y los medios hegemónicos marcan a los mapuche como terroristas. De hecho, la primera y única vez que se aplica la Ley Antiterrorista hasta hoy, es para procesar a Facundo Jones Huala, lonko de la comunidad Pu Lof Cushamen, weichafe de la Resistencia Ancestral Mapuche.
La guerra contra el terrorismo desembarca en el sur de Sudamérica para marcar como terrorista al indígena. La guerra contra el terrorismo desembarca en el sur de Sudamérica articulando al otro nacional con el otro global. La guerra contra el terrorismo desembarca en el sur de Sudamérica para estigmatizar y criminalizar a un pueblo que se está organizando para recuperar sus tierras, para reconstruir su conocimiento ancestral, para impedir la extracción de recursos naturales, para producir y reproducir vida a través de dinámicas comunitarias que hace más de quinientos años interpelan al capital.


IV
Caminando por territorio mapuche me encuentro con la comunidad. Hacemos un libro juntxs: ellos me hablan y yo escribo a mano todo lo que dicen. Cada vez que hacen una pausa para respirar, paso a la línea que sigue. Son seis personas que se intercalan al hablar. Es una voz única, una voz colectiva. Al otro día, imprimimos sus fanzines y los leemos en voz alta en una ronda de ocho troncos alrededor de un fuego. Corregimos detalles y mandamos los libros a imprenta. En cuatro día están listos. Primera edición: mil ejemplares. Quinientos para que Lof Lafken Winkul Mapu distribuya en el territorio mapuche, quinientos para que Reunión distribuya donde sea.